#31 La banca en el parque…

Por: Elvira González.

Philippe fue por Amatista a la librería, al verla sentada sobre el mobiliario infantil con un cuento en la mano se emocionó, pensaba tenía alma de buena madre, había nacido para eso, además de transformar la vida de las personas con su calidez. La abrazó, la ayudó a subir, todo caballeroso, cubrió sus ojos con un pañuelo bordado, arrancó, conducía rumbo a su destino, ella deseaba conocer la sorpresa, a él le daba risa nerviosa, de verdad quería impresionarla, llevaba tiempo organizando todo.

Al llegar, tomó su mano sin quitarle la delicada pieza de tela con flores, le indicó subir tres escalones, abrió la puerta, entraron, todos rodeando la mesa del comedor, el banquete listo, él le pidió abrir los ojos, exclamó, estaba gratamente sorprendida, abrazó a todos, besó a su esposo, elogió la casa, la mesa, la comida.

Caldo de carne con azafrán, flotan pequeños círculos de pasta rellenos de queso, ensalada de crujientes lechugas, espinacas, trozos de queso azul, nueces, gotas de miel,un lomo cuya cubierta mezcla de mantequilla, queso de cabra, balsámico, sal de mar, hojuelas de pan, rodeado de finas rodajas de cebolla morada. Tartas de manzanas con canela y duraznos a la naranja, toques de jengibre, un banquete al sentarse a la mesa donde cada detalle se había cuidado, Amatista feliz, al partir el pastel sorpresa de mousse de chocolate, creación de Fran y Jean, salían pequeñas piezas de cerámica miniatura, una sonaja, un zapato, pato, oso, pequeños adornos para la habitación de tan esperado bebé, agradecieron su creatividad. Con una taza de infusión de manzanilla en la mano, fue abriendo los regalos, Philippe le ayudaba, recibieron cosas necesarias y hermosas para el hijo que venía en camino. Su padre le regaló una colección de cuentos infantiles, con la promesa de leerle uno cada vez que fuese posible, Clark solía hacer eso con Améthyste, pero sin saber que era su verdadero papá. Un gesto muy significativo, culminó en abrazo con Natalie y Clark. Mencionó haber tenido una de las mejores celebraciones, tan emotiva, rodeada de todos sus seres queridos.

Cuando se quedaron solos, él la abrazó, se besaron con pasión, la tomó de la mano, la llevó a recorrer cada rincón de la casa, quedó encantada con la habitación del bebé, se sentó en la pequeña banca pintada como el techo, con nubes. Después entraron a la alcoba principal, comenzó a besarle con tanto amor, quería expresarle lo afortunada que se percibía, ella le quitó la ropa a Philippe, con las ganas de la primera vez, pero con la experiencia que proporciona la práctica, le pidió se acostara en la cama, lluvia de besos, demostraciones de afecto, él correspondió disfrutando sus atributos, se entendían bien en todos aspectos. Estrenaban cada rincón de su casa, suspirando de amor, fueron juntos a la cocina a preparar una infusión, conversaban sobre la comida, los regalos, cada detalle de la decoración, el bebé emocionado comenzó a patear, ella tomó su mano, la colocó en su vientre, una lágrima de ternura rodó por su mejilla, esos instantes, en los cuales los momentos se quedan tatuados en el corazón, la mano de su papá lo calmó.

En cada casa o negocio donde se horneaba algo, se colocaba en el pretil de las ventanas para que se enfriara, el aroma viajaba en una danza seduciendo al aire, habían comenzado a desaparecer, galletas, rollos de canela, bizcochos, tartas saladas y dulces, litros de leche, el rumor fue llegando a todos, queja tras queja a oídos del inspector Belmont, quien buscaría la forma de atrapar a quien estaba cometiendo tales robos, descartado quedaba que fuese un animal. Necesitaban poner una trampa para lo cual el inspector era sumamente ingenioso, cerrarían todas las ventanas excepto una, daba al callejón detrás, en la cafetería, Jean y Fran ayudarían. Se coordinaron, al día siguiente, abrirían más temprano la cafetería, uno de los hombres de Belmont, estaría escondido en la parte de atrás, otro al frente, tenían pedidos que preparar lo cual le venía a la medida. A la mañana siguiente, Jean batía huevos, mezclaba la harina, azúcar, espolvoreaba algunas especias previamente molidas. Fran a baño María, derretía el chocolate amargo que había cortado sobre una tabla de madera, además tenía canela hirviendo, con una pala de madera lo movía, lucía como seda derretida, Jean de pronto le abrazó por detrás, ella con tomó con el dedo un poco del chocolate, se lo embarró en el rostro, ella se giró, se besaron, de pronto, reaccionaron, recordaron que necesitaban colaborar para atrapar al ladrón. El intenso aroma a galletas recién horneadas, algunas de naranja, canela, vainilla, acomodadas en forma irresistible, en una cesta redonda, la ventana se abrió, sobre el pretil se colocó la carnada, hasta el olor del chocolate ye l café recién preparado, todos mezclados salían por la ventana, ellos se sentaron en una mesa lejos de la ventana. De pronto, se desaparecieron de la vista, se escucharon algunos gritos, salieron corriendo a la parte trasera, el policía tenía agarrado a un niño de unos seis años, quien tenía parte de la evidencia, en las mejillas y en la ropa, era hermoso, con rizos color chocolate en el cabello, ojos que parecían dos soles, nariz pequeña, los labios en armonía con su rostro, al ver a Fran, sonrió, mostrando la blancura de sus dientes y residuos de su robo, ella se quedó derretida como el chocolate y él encantado con ella, se soltó del oficial, para abrazar fuertemente a la dulce esposa de Jean, quien también veía con agrado al pequeño, el niño tomó la mano de él sin soltar a Fran.

Llegó el inspector, para interrogar al pequeño ladronzuelo, le preguntó su nombre, dijo llamarse Thomas, confesó que la familia que lo adoptaría cambió de parecer, lo dejaba por tercera vez, en el orfanato otra vez, por eso decidió escapar, para buscar a sus padres, decidido a escogerlos él, ya no deseaba ser rechazado, reconoció haberse comido las galletas, panes, entre otras cosas, llevaba días sin comer, apenas alguna manzana que guardaba, Belmont preguntó si podían cuidar a Thomas en lo que regresaba del orfanato, necesitaba investigar sobre su situación. El niño, feliz se fue de la mano de los dos. Dentro de la cafetería, Fran le llevó a lavarse las manos y la cara, Jean le preparaba un huevo frito, con jamón, pan tostado, un vaso con leche. Más tarde llegaron a la librería, Natalie y Clark, les presentaron al pequeño, era un niño con mucho carisma, poco a poco se corrió la voz, entonces fueron a conocer a quien se comía las tartas. Durante la ausencia del inspector, comenzaron a encariñarse con él y viceversa.

La madre de Thomas falleció a los pocos meses de que él nació, el padre del pequeño enfermó de tristeza, por esa razón había terminado en el orfanato, Belmont, tuvo acceso a la vida del pequeño, hizo un trato con la directora del lugar.

Sentada en una silla de madera, con una taza de chocolate amargo con cardamomo, algunos malvaviscos, escuchando Ruslana – I’ts Magical, así te recibo, agradeciendo tu vista con una taza de chocolate caliente, junto al sofá.

Respira tranquilamente. Inhala amor y exhala esperanza…

Fotografía de Elvira González.
Fotografía de Elvira González.
Fotografía de Elvira González.
Fotografía de Elvira González.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

42 comentarios sobre “#31 La banca en el parque…

  1. Les petits bancs peint comme le plafond donne un moyen terme aux faits divers* Plus le bébé s’excite et plus la bonne mère s’offre à en avoir un autre de manière à ne pas se trouver chocolat. Il fut dire que ça surprendrait l’homme de police de ne pas en trouver pour les empreintes de doigts. L’amour ne refroidissant pas au bord des fenêtres nos acrobates le font accrochés au garde-corps…
    Alain

    Le gusta a 4 personas

  2. En cada casa o negocio donde se horneaba algo, se colocaba en el pretil de las ventanas para que se enfriara, el aroma viajaba en una danza seduciendo al aire, habían comenzado a desaparecer, galletas, rollos de canela, /

    Me ha encantado. Los aromas que nos envías recorren las latitudes y vienen recuerdos de los tiempos donde sabíamos qué se cocinaba en cada casa .. los huevos fritos en casa de Pepa, el marisco que cogíamos en la playa en las casas del verano .. las puertas estaban siempre abiertas, íbamos a por nuestra galleta y a veces, también había ponche casero!
    El niño ladronzuelo me recuerda a otros cuentos de la picaresca, “los ojos como soles” qué bonita expresión. Bueno, me has cautivado con este nuevo capítulo, las imágenes también tienen lo suyo, eres creativa, sencilla, y dejas un halo de misterio siempre abierto .. eso mantiene al lector alerta ..

    Te dejo un abrazo muy muy grande. ✨

    Le gusta a 3 personas

    1. Mi querida Diana, empecé a leer tus comentarios y fui a preparar más café, para sentarme a disfrutar de tus palabras, me ha dado tal emoción, saber que ha sido de tu agrado, el que recuerdes los huevos fritos en casa de Pepa, los mariscos, las puertas abiertas, las galletas, hasta ponche casero… Como bien dices, cuando en cada casa se cocinaba, como el recuerdo de algo sencillo como un bocadillo, te puede provocar tantas sensaciones…
      El niño, lo he imaginado con una cara de ternura, lleno de azúcar, me imagino que alguna vez he escuchado esa expresión, de los ojos,hay cosas que se quedan en la mente, dormidas, salen cuando las necesitas. Wow!
      Como te agradezco, tu lectura y tu gentileza, me dejas con el corazón lleno de alegría con ese regalo que me haces.
      Es un honor para mi…
      Gracias otra vez, yo también te dejo un abrazo muy, muy, muy grande.

      Le gusta a 3 personas

  3. There is a lot of excitement with the anticipation of the baby’s arrival. Sweet. I hope that things will end well for Thomas. I do feel sorry for the little fella and his adoption disappointments. But he had to survive. I love this part:

    In each house or business where something was baked, it was placed on the windowsill to cool down, the aroma traveled in a dance seducing the air…

    I also loved how you incorporated your personal pieces into the storyline Elvira. What a nice read for today. Thanks for sharing with us my friend.

    Abrazote!!! 🤗💖😘🦋😉

    Le gusta a 2 personas

    1. Aww! Dear Kym, you are so kind and sweet. Thanks for your reading, makes me si happy with Your comment. Appreciate a lot You know dear friend. I am glad You enjoy it, thanks again My dear friend!
      Abrazote mi amiga! 🙏🏻🤗🌷💖🌷😘🍀😉🌞

      Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: