#11 Más que una expresión…

Por: Elvira González.

Loretta y Franco estaban disfrutando mutuamente de la charla, la cercanía se hacía cada vez más evidente, se rozaban con las yemas de los dedos, la mano, la pierna, el rostro, el cuello, él volvió a rozarle el labio inferior, con el pretexto de darle a probar más pastel de café, ella le puso la mano en la rodilla, él la besó de forma que le robó el aliento, le susurró algo al oído, que provocó se ruborizara ligeramente, sintiendo mucho calor, claro, aceptó, él le hizo saber que vivía en la parte de arriba, la dejó un momento sola, para dar indicaciones, casi era la hora de cerrar, acto seguido, la tomó de la mano, salieron del local, la puerta de al lado era el acceso, unos escalones, para subir al elevador, en donde se engancharon, sus bocas se habían gustado realmente, apenas entraron al departamento, ella le preguntó por el baño, él encendió la bocina, Puccini: Turandot / Act – 3 Nessum dorma! Andrea Bocelli, encendió unas velas que tenía en la mesa del centro de la sala, un sillón color vino, amplio, grande, sirvió dos copas con un licor aromático, fuerte, al verla, le mojó los labios con el brebaje que quizás resultaría embriagador, la volteó, abrazándola por detrás, dejando en libertad sus manos, que parecían seguir algunas notas de la música, ella comenzó a expresar con sus manos, lo mucho que le gustaba, él besaba su cuello, la oreja, durante unos minutos siguieron así, hasta que él decidió llevarla a sentarse sobre la suave tela color pasión, con la agilidad de un mago, las prendas de ella desaparecieron, se dedicó a dejarle muy claro que le de verdad le gustaba, ella le respondió de la misma forma, las repeticiones siguieron, prolongando la noche, él la invitó a dormir.

Nick le llamó a Madeline, mientras manejaba rumbo al consultorio, pero no le contestaba, ya le había dejado un mensaje de voz, al llamar otra vez, entró el buzón de voz, entonces dedujo que se encontraba en un junta, para quedarse tranquilo, le grabó un nuevo audio, “cariño, logré que Loretta me entregara los papeles, fue difícil lidiar con ella, las negativas no le gustan, es tremenda, ¡uf!, la que he pasado, fue muy insistente, resultó sumamente incómodo para mi, la verdad, pero lo conseguí, eso es lo importante, te los entrego más tarde, voy retrasado con las citas, te llevo algo para cenar, quiero llegar a bañarme, besos”. Nick llegó al consultorio, ya se encontraba su paciente esperando, se disculpó con el señor, ya le conocía de años atrás, una tarde con mucho trabajo, él se sentía tranquilo, sabía que en algún momento ella lo escucharía, tenía ganas de verla. Le preocupaba el contenido del paquete, pero era incapaz de abrirlo, esperaría a que ella lo hiciera.

Madeline junto con Amal, acabaron preparando algunas otras delicias, como unas baguettes crujientes con pequeños tomates rojos y verdes, con una mezcla de quesos salpicadas de especias, entre otras entradas, además de una delicia de postre, el señor Perkins solicitó que abrieran unas botellas de vino, los ejecutivos fueron seducidos con tales manjares, además les mostraron las fotografías, sus paladares tan quisquillosos, los evaluaron muy bien, sentados todos a la mesa en la sala de juntas, una visita inesperada, que resultó mejor que si hubiesen planeado todo. Al terminar el jefe se retiró con ellos, dejando solos para limpiar todo, a los dos talentos de la cocina, comenzaron levantar todo, se sincronizaron tan bien, que acabaron pronto, se sirvieron otra copa de vino tinto, estaban los dos en la cocina, felices, de pronto, ella sacó su celular para escuchar el mensaje de Nick, se quedó helada, lo escuchó de nuevo, entendió que su amado había complacido a Loretta, quien ya lo había intentado seducir, la conocía bien, sabía de lo que era capaz, bebió todo el contenido de la copa, ensuciándose la filipina que traía puesta, era blanca, “ya me imagino lo que le hizo a Nick para que le entregara los papeles, no lo puedo creer, él se dejó, ella lo obligó, ¡nooo!”, todo eso pasando por su cabeza, se quitó la filipina para lavar la mancha de tinto, sin pensar que abajo solo traía una prenda de encaje. Amal regresaba del baño, al verla semi desnuda de arriba, de espaldas, lavando algo, hablando, enojada y llorando a la vez, se acercó para ver que le sucedía, “¿qué te pasó?, ¿te puedo ayudar?”, ella terminó de tallar, logró desvanecer la mancha, lo miró con los ojos llenos de una lluvia de gotas saladas, se colocó la filipina que estaba un poco mojada al frente, sin cerrarla, él la abrazó, ella seguía sollozando, él no entendía que le sucedía, le acariciaba la cabeza y la espalda alta, se separaron un poco, él tomó su rostro para secarle las lágrimas, “¿qué hago para que te sientas bien?”, “dame consuelo”, él le acarició el rostro, le acomodaba el cabello atrás de las orejas, la veía derretido, no soportaba verle sufrir, le dio una toalla para que se secara, se miraron a los ojos y a los labios, ella se quitó la ropa mojada, él pasó saliva, ella le mordió el labio inferior, él se quedó impactado, la deseaba tanto, “hazme sentir, no quiero pensar”, en ese momento él la rodeó con sus brazos, la besó con tal pasión, hablaron sus lenguas, él agitado, se detuvo para preguntar si estaba segura, ella tomó sus manos las colocó en sus atributos, luego lo besó, ella entre los besos, se lo llevó a su oficina, cerró la puerta, le quitó la filipina negra, ella sentada en el escritorio, él con las manos, recorría su cuerpo, la besaba, le rozaba con la lengua, ella solo sentía, le repetía que no se detuviera, terminaron en un suave tapete, él logró que ella se estremeciera, ella también le dio su merecido premio, él estaba en las nubes, parecía un sueño, pero esta vez si era realidad, ella solo se dejó llevar, por la atracción tan peculiar que tenía por él, era un buen hombre, al final la abrazó con ternura, “me llevaste al cielo, esto será un tesoro para mi corazón”, entrelazó su mano, luego se la besó, unos minutos después, “estuviste increíble Amal, te lo agradezco en verdad, pero en este momento, yo no se”… “No te preocupes Madeline, mañana platicamos, ¿estás bien para manejar?”, “si, gracias, eres muy lindo”, terminó de vestirse, le dio un pequeño beso en los labios, lo abrazó y se marchó, al subirse al coche se retocó el maquillaje un poco, quería llegar a su casa, aunque le doliera saber lo que pasó.

Entró al departamento, sobre la mesada de la cocina, estaban unas cajas con arroz frito, algo de pollo con verduras, sin hacer ruido, entró a la habitación, Nick se había quedado dormido con la bata de baño puesta, el cabello húmedo todavía, entró al vestidor, se quitó todo, entró a la ducha, para quitarse el día de encima, Amal era un hombre muy sensual, había disfrutado mucho todo lo que pasó con él, pero a la vez sabía que en esa pasión que él le provocó, ocultó el dolor de saber que su Nick había tenido que ver con Loretta, le brotaron algunas lágrimas, salió, con la bata puesta, una toalla en la cabeza, él continuaba en el milésimo sueño, ya lo conocía, seguramente se despertaría hasta al día siguiente, con la pijama puesta, tomó el sobre que le dejó en la mesa de noche, sacó los papeles, suspiró no sabía si tenía fuerzas para enterarse quizás de algo turbio. Sintió hambre fue a servirse algo de comida china, una vaso con agua mineral y limón, necesitaba hidratarse, ya tenía bastante alcohol en su sistema, más de lo que acostumbraba.

Regresó, con el vaso en la mano, se lavó los dientes, Nick se veía muy tranquilo, ella sacó los documentos comenzó a leer, los párpados le pesaban, no sabía si lo poco que alcanzó a ver, la confundía más, o era todo junto al cansancio, se metió en la cama, suspiró profundo al ver a su amado, cerró los ojos, pero en su mente, se generaba un sueño en el que estaba Loretta en el consultorio con él…

Amal, por su parte no podía creer lo que había vivido con su Madeline, cerraba los ojos sentía la suavidad de su piel, el sonido de los mensajes del celular lo hizo aterrizar, debía confirmar si se conocerían al día siguiente Daya y él, con todo lo ocurrido se le había olvidado, ya no era una hora prudente para responder…

Sentada en la pelota de pilates, descalza, con una taza de tisana de cítricos, guayaba, jengibre y un toque de miel, de la cual te dejo una junto a tu sofá, agradeciendo tu presencia en el blog.

Respira profundo. Inhala emoción y exhala con pasión…

Fotografía cortesía del Chef Satendra. (Síguelo en Instagram @chef_satendra)
Fotografía cortesía del Chef Satendra.
Fotografía de Elvira González.
Fotografía de Elvira González.

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

23 comentarios sobre “#11 Más que una expresión…

  1. Uhmmmm qué deliciosa tortilla española querida Elvira! Hace ya una hora que empecé a leer, unas páginas de recetas ayurvedas, los doshas y sus principios, unos puntos de masaje .. para activar la circulación .. y entré aquí para desconectar. Me ha encantado tu post lleno de pasión y de verdad “hazme sentir para no pensar” maravillosa expresión que resume todo cuanto pueda acontecer después. La mente humana y sus entresijos .. la incapacidad de sonreír ante cualquier afrenta inclusive de índole moral .. un buen principio para un martes complicado para mí. Pero nadie dijo miedo. ¡Avante!
    Y un inmenso abrazo, amiga querida. ✨

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias mi querida amiga, te envío un pedazo de tortilla, para hacer ligero tu día y mucho café.
      Que interesante es lo de ayurveda, los doshas, genial eso de las técnicas de masaje, es una maravilla,
      Me hace feliz que sea de tu agrado lo que escribí, así es la mente humana, algo tan complejo. Que duro es cuando algo duele, poner buena cara, pero también es necesario…
      Diana deseo de corazón que tu día se transforme en algo como el algodón de dulce, ligero, que te deje buen sabor de boca. Te mereces lo mejor.
      Un abrazo inmenso también para ti.
      Cuídate bien.

      Le gusta a 2 personas

    1. Mi querido amigo Juanmi, gracias por tu lectura, pero todo es una confusión, ja,ja,ja, Nick le enjaretó a Loretta a Franco su amigo el del restaurante, el mensaje de voz no fue muy claro y Madeline se sintió herida…
      Todo un rollo, ja,ja,ja…
      Un abrazo y cuídate bien.

      Le gusta a 2 personas

  2. Girl Elvira, now this is quite a steamy story! Whew! Are you completing a novel? Your photos look so delicious too! I love how you end your story, “Inhale emotion and exhale with passion …” I think I need to go take a cold shower girlfriend! 😜 Stay encouraged and keep writing sweetie!!! ✍🏼

    Le gusta a 2 personas

    1. Girl Kym, thank you very much for your words, makes me happy.
      That´s exactly what want to do writing a novel, I have material, for do it, but I don’t known, if it’s good. That´s my dream,
      Ha,ha,ha, be careful with cold water…
      I value your words.
      Take care.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: