#9 Más que una expresión…

Por: Elvira González.

Tantos besos, caricias, estremecimientos, despertaron su apetito, cenaron los rollos de sushi, brindaron con una copa de vino blanco espumoso, lo que resultó en verdad, sumamente relajante, con sus batas negras de seda, ella lucía el hermoso collar un regalo especial de su querido Nick, ella le dio las gracias de varias formas, le preguntó si tenía un motivo especial para hacerle ese regalo, él le respondió que llevaban tres meses juntos, ella se sorprendió, no tenía noción del tiempo que llevaban saliendo, para ella no contaba como una relación, para él ella era su novia, aunque evitaba mencionárselo, la conocía bastante bien, él se enamoraba cada día más de ella, la adoraba, la procuraba, era capaz de hacer cualquier cosa para verla contenta, complacerla, ella a su modo cada vez era más cariñosa con él.

Nick debía platicarle algo, que sabía la inquietaría, bebió el contenido de la copa y sirvió más a los dos, lo cual le llamó la atención de Madeline, cambió la expresión de su rostro, se sentó frente a ella, tomó sus pies, comenzó a darle masaje, mientras le soltó lo que había pospuesto decirle, “me ha llamado Loretta, solicitando una cita de preferencia para mañana, que tenía una emergencia, una uña enterrada, que le dolía mucho, le comenté que mi agenda estaba saturada, por lo cual me sería imposible, la quise referir con un colega, entonces cambió el tono, mencionó tener casualmente unos documentos que le compartió Gerard, donde se menciona la verdad oculta tras los nombres de tus padres, que sabe perfectamente que nos vemos con frecuencia, así que estaba segura de la repentina flexibilidad de mi itinerario, comprenderás que no tuve alternativa, la recibiré en el consultorio”, “¡maldita Loretta!, no entiendo que pretende, ya trató de seducirte, lo mismo trató de hacer con Gerard, quien me estaba ayudando a investigar de mis padres, pero no logró obtener información, no quiero que tengas tratos con ella Nick”, “cariño mío, tu crees que va a aceptar que le cancele, es mejor saber que busca, veré la forma de obtener esos papeles, tranquila, te tiene envida, has ganado premios, tienes el reconocimiento que ella no, confía en mi, yo voy a encontrar la forma de ayudarte”, ella rompió en llanto, muy pocas personas la habían visto llorar, él de inmediato fue a su lado, la abrazó fuerte, la dejó llorar, de verdad le hacía falta, necesitaba desahogarse, minutos después, más tranquila, el secaba sus lágrimas, comenzó a acariciarle el rostro con ternura, rozó sus labios con los suyos, se encendieron los ánimos otra vez, ella tomó sus manos y las llevó a los lugares donde eran requeridas, él obedeció de inmediato, sabía perfecto cuando lo deseaba y como le gustaban las cosas, se fundieron al rojo vivo de la pasión, después de muchos suspiros terminaron, hasta quedar juntos trenzados, la luz de la luna llena se reflejaba en sus siluetas apenas cubiertas por las sábanas color malva oscuro de algodón egipcio, de tantos hilos como las estrellas que se podían admirar a través del ventanal frente a la seductora cama, parecían dos ángeles dormidos.

Al amanecer, Nick abrió los ojos, la miró con más amor que el día anterior, pues por primera vez, se había permitido mostrar sentimientos con él, la percibió, como una mujer más humana, con la guardia desnuda, sin esa coraza que solía acompañarla casi todo el tiempo, dormía tranquila, así que decidió dejarle descansar un poco más, cubrió su espalda, suspiró al ver que vestía solamente el collar, “hermosa y sensual hasta cuando duerme”, pensó, entró a la ducha, procedió a arreglarse, como soñaba todavía, la dejó, para ir a hacer el desayuno, exprimió naranjas, sirvió el jugo, preparó waffles con crujientes rebanadas de tocino, miel de maple, aromático café recién molido, colocó todo en una bandeja, agregó unos pétalos de los que había utilizado para la sorpresa que le dio, fue a despertarla, besó sus labios, ella le abrazó al verle, le agradeció el gesto, se levantó al baño un momento, el se mordió el labio inferior al verle, solo el colgante del cuello, “esos eran buenos días”, pensó, respiró profundo, regresó igual sin la bata, la cual se puso a medias para desayunar, ella le dijo que se veía muy guapo con esa camisa morada, al terminar la primera taza de café, junto con el último bocado se dejó caer en el escote unas gotas de miel, ella le miró, provocando se ofreciera a limpiarle, con los labios, ella le dijo que iría a la ducha, pero su presencia era requerida, él se sonrió, tardó nada en despojarse de sus prendas.

No hay nada más energizante que una ducha relajante, al salir se arreglaron para ir a trabajar, él ya tenía la ropa lista, ella eligió un pantalón rojo con una blusa negra de cuello alto, algo transparente, con un saco en los dos colores, claro luciendo el collar, él se complació al verle sin escote para ir a la oficina, sentía cierto celos del chef y ella se percibió más tranquila, después de lo ocurrido bajo el agua, pues sabía de las artimañas de Loretta, quien ya había intentado seducir a su Nick. Un gran abrazo y un beso en los labios para desearse un buen día, él acordó hablarle después de la cita con la mujer que podía alterar a su amada.

Al entrar en las oficinas de la revista, el aroma a café, además de hojaldre horneado con duraznos caramelizados, delataba la presencia de Amal, se escuchaba alto el volumen Salut d’ Amour de Edward Elgar (con chello), la voz de él tarareaba la pieza, eso significaba que estaba inspirado, se asomó sigilosamente, barnizaba algunas piezas para después con las yemas de los dedos espolvorear una mezcla que parecía ser azúcar mascabado, cardamomo y canela, hizo ruido con la garganta, como cuando hace falta aclararla, él volteó, se saludaron, a distancia, sin besarse en la mejilla, todo indicaba que esas flamas que casi les brotaban el día anterior se habían aquietado, se acercó a ver las piezas sobre la mesada, lucían impecables, él le ofreció café al tiempo que abría y cerraba el horno, sacando lo que ya estaba listo para introducir las últimas charolas, el aroma era embriagador, sirvió dos tazas, junto con dos piezas de sus canutillos rellenos, sacó otras fotografías, se las mostró, ella reconoció la gran calidad de las mismas, al probar el canutillo, el hojalde tenía el dorado perfecto, el relleno era de duraznos previamente caramelizados, detectó la mezcla de especias, él se sorprendió cuando ella percibió la pizca de pimienta negra en la base, era salsa de chocolate amargo con la que había dado unas pinceladas al plato, llegó Perkins, quien después de saludar, solicitó probar, advirtió que el aroma ya había llegado hasta la planta baja, al primer bocado, quedó encantado, tuvo que atender una llamada, pero se llevó un plato con algunos, lo felicitó. Ella le recordó que debían ir a comprar los utensilios, acordaron se irían en unos minutos, se fue a su oficina, envió un correo de confirmación, la habían invitado a la apertura de un restaurante de comida italiana, organizó su agenda.

Pasó por Amal, se fueron en su coche rumbo a la tienda especializada, llevaban una lista, pero aún así, no podían evitar sentirse como niños dentro de una tienda de juguetes, elegían las mejores opciones, sin pasar el presupuesto, él le elogió el collar que traía puesto, ella sin pensar dijo que se lo había regalado Nick, “¿es tu novio?”, se sorprendió a sí misma por haberle nombrado en voz alta, “no exactamente, salgo con él”, “yo creo que está enamorado de ti”, “cuéntame Amal ¿te gusta Katie?”, ” es una chica linda, ha sido muy amable conmigo, quizás un poco, pero voy a conocer a una chica que vino de mi país a vivir aquí, ayer la contacté, es agradable”, “Madeline de alguna forma se sintió aliviada, de que fuese a conocer a una chica de la India, sabía que son más conservadoras, se percibía un poco confundida, ayer estaba que ardía por el chef, sin embargo hoy lo veía más como a un amigo, era una extraña sensación, aunque verlo creando en la cocina era realmente sexy.

Mientras ellos conversaban, Nick recibía a Loretta en su consultorio, justo antes de la comida, quien si tenía una uña enterrada, pero también un odio añejado por muchas de sus frustraciones, por causa del éxito de su amada, ella era cinco años mayor, no había tenido el empuje en su carrera, como Gerard se lo dio a Madeline, lo cual no se lo quería perdonar, Loretta ya trabajaba con él, trataba de conquistarle, pero cuando llegó Madeline, no logró nada, él había contratado a un investigador, para encontrar información de la familia de ella, poco antes de morir recibió un archivo con toda la documentación, entonces, Gerard entendió que esa verdad podía ser dolorosa para su querida Madeline, guardó el paquete, diciéndole a ella que no habían localizado a la persona, que podría ayudarles, pero Loretta vio donde guardo la evidencia, así que la robó, era el momento de vengarse, por haberle robado al amor de su vida, Gerard.

Loretta, trataba de hacerle ver a Nick que la información que tenía en sus manos era algo con lo que quizás la hundiría, claro que solo le había platicado una parte de la verdadera historia, intentó nuevamente seducirlo, él le dejó claro que no estaba interesado en ella, que la encontraba atractiva, sin embargo ella insistía, se abrió la blusa, lo agarró de la corbata, él era alto y fuerte, pero no se trataba de usar la fuerza física, pensó rápido, la invitó a comer, para salir del consultorio donde estaban solos, ella aceptó, él respiró, debía encontrar la forma de negociar que le entregara esos papeles, sin que abusara de él…

Madeline y Amal regresaron al trabajo, prepararían una receta juntos, para estrenar algunos utensilios, parecían dos buenos amigos, apareció Perkins atraído por la mezcla mantequilla, azafrán y otros ingredientes.

Sentada en la pelota de pilates, descalza, con una taza de espumoso café, agradezco tu visita al blog, tienes servicio de café junto al cómodo sillón, disfruta.

Respira. Inhala y exhala…

Fotografía de Elvira González.
Fotografía de Elvira González.
Fotografía cortesía del Chef Satendra. (Síguelo en Instagram @chef_satendra).
Fotografía de Elvira González.

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

24 comentarios sobre “#9 Más que una expresión…

  1. Buenos días Elvira ! Ay las pasiones ! Las intrigas, las inseguridades .. y el amor impreso en todas las contiendas ..
    Me ha encantado. Sobre todo la faceta culinaria, el aroma parece haber traspasado la máquina y me ha llegado claramente. Eso debe de ser la vida, un aroma. Cada pasaje tiene esa fragancia, ese menú .. ese postre ..
    Eres genial.
    Que tengas un maravilloso día.
    Besos ✨✨

    Le gusta a 3 personas

    1. Buenos días, tardes y noches Diana. Muchas gracias, casi no me gusta eso de la pasión… Ja,ja,ja.
      Me hace muy feliz saber que te ha gustado, como lo percibes, lo escribo como lo imagino, como lo siento, como se me antoja, al final me da un hambre.
      Aprecio tus valiosas palabras, gracias otra vez.
      Lindo día.
      Otros.

      Le gusta a 2 personas

      1. Buenos días aquí, Elvira. Es verdad que la pasión es una gota de fuego que cuando prende .. hay que mantenerla a ralla. Todos la conocemos .. pero quererla de querer ..
        Sí, te veo así, en tu mundo de imágenes, de colores y composiciones afines .. me encantas por eso. Apenas escarbas en lo que pueda suponer la tragedia, el verso”. Siendo como yo soy, puedes suponer que tu lectura me reconforta.
        Lo del hambre es normal! Preparas deliciosas viandas que expones para deleite de tus seguidores. El apetito que despiertas en tus lectores es evidente. Y eso, no es fácil de conseguir.
        Un beso grande, que pases un precioso fin de semana lleno de todo lo que a ti te gusta.
        Besos ✨✨✨

        Le gusta a 1 persona

      2. Buenos días Diana, me parece que ya son tardes para ti, ja,ja,…
        Muy cierto lo que dices sobre la pasión, me dejas sin palabras, saber que lo que escribo te reconforta, me hace muy feliz.
        Gracias por tus bellas palabras, las cuales me han hecho el día.
        Otro beso grande y que tu también tengas un hermoso fin de semana con mucho café y todo lo lindo para ti.
        Besos

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: