#5 Más que una expresión…

Por: Elvira González.

Con la última taza de espumoso café, acordaron algunos puntos, por lo menos ya podrían decirle a Perkins, que de alguna forma estaban organizados para trabajar en equipo, regresaron a la oficina, al entrar al elevador, parados uno frente al otro, ella se colocó el audífono en el oído izquierdo, el otro se le cayó dentro de su escote, en medio de sus atributos, al cual tuvo que meter la mano, un poco para sacarlo, mientras escuchaba un audio que Nick le había enviado. Amal se le acercó rodeando su cintura, levantándola para apoyarla en un pasamanos, rápidamente le bajó el escote, ella botó el celular, su bolso, lo agarró de la camisa, comenzaron a besarse, había apretado el botón para parar, lo que les daría tiempo de disfrutar, él la deseaba tanto, quería enseñarle lo que podría ofrecerle, ella reaccionó favorablemente, le gustó que fuese tan atrevido aunque inició las cosas de forma inesperada, él le mordió el labio inferior, luego bajó por su cuello, para acariciar con la lengua uno de sus hombros, ella lo prensó entre sus piernas, las manos comenzaban a sentirse en total libertad, su temperatura corporal se incrementaba. Repentinamente la puerta del elevador se abrió, ella soltó una carcajada, le había hablado ya tres veces a Amal quien no respondía, parecía estar soñando, él reaccionó, para cederle el paso, tragó saliva, fue un producto de su imaginación, al salir sacó con discreción su pañuelo, para pasarlo por su mojada frente por el sudor, al acceder en la sala de juntas, bebió agua fresca con mucha sed, pensó “eso no me puede suceder otra vez, sabré aplicar el autocontrol, es una mujer muy sensual, pero esto es trabajo”, bebió más líquido.

La reunión con Perkins llegó a buenos términos, Amal, le mostró las fotografías que tomó en la cafetería, el pan recién hecho, la mantequilla, la Feijoada, las tazas con café, además de otras fotografías, una de unas rocas apiladas entre otras cosas, quedó muy complacido, Madeline reconoció que eran buenas, eso no era algo que solía hacer, hasta para el director, quien ya la conocía años atrás, fue una sorpresa, continuaron observando fotografías, sobre todo en lo relacionado a la revista. Las horas transcurrieron con tal velocidad, que llegó de sorpresa la hora de la salida. Se despidieron, acordaron asistir juntos a la inauguración de un nuevo restaurante de comida de la India, lo que resultaba genial para Amal.

Rumbo a su departamento, se detuvo a comprar algunos ingredientes que le hacían falta, estaba decidido a preparar algunos platillos, para sacar fotografías, también les llevaría todo para que al ver la imagen, degustaran lo que había capturado con su lente, quería cautivar sus paladares, tenía planeada una experiencia diferente, ya en su departamento escuchando Romantic Indian Music, verdaderamente fluía su inspiración, no dejaba de pensar en ella, lo que platicaron durante la comida juntos, debía concentrarse en ser muy creativo, para impresionarlos, seducir el paladar de ella sería una forma de que lo tome en serio, atrapando su atención, debía de ser cauteloso en controlar ese deseo que ella le provocaba, con solo mirar sus labios y sus pronunciadas curvas, aunque tuviese que sentarse en un bloque de hielo.

Madeline, ya en su departamento, Nick quien había llegado antes, le tenía preparada la bañera, con espuma, sales relajantes, con olor a frescas naranjas, dos copas de vino blanco espumoso, ensaladas, todo para seducirla, tenerla contenta, hacer que disfrutara cada momento a su lado, quería ganarse su corazón, al verlo, se besaron con mucha pasión, el la desprendió hábilmente de sus prendas, ella se recogió el cabello, entonces la ayudó a entrar a la bañera, él entró también, primero tomó sus pies, con la magia de sus manos, la liberó del dolor que le provocaban las zapatillas de tacón durante todo el día, para después, relajar sus torneadas piernas, continuaba avanzando, por los lugares preferidos de ella, sus bocas se engancharon de nuevo, para acomodarse entre las burbujas, más de una vez, entrelazaron sus dedos, salieron de la bañera para quitarse la espuma, con las batas blancas, se comieron las ensaladas, mezcla de frescas, crujientes y verdes lechugas, tomates rojos, cubos de queso, entre otras guarniciones, aderezo con vinagre balsámico, se sentaron en la barra de la cocina a cenar, en ese momento, él le platicó que una mujer que dijo trabajar para la competencia de ella, había sacado cita, al atenderla, intentó seducirle, pero él no accedió, ella le comenzó a hacer preguntas, sobre Madeline, alguien le había comentado que ella se atendía ahí, claro está que él no proporcionó ninguna información. Lo cual no le agradó a Madeline, “¿qué estaría buscando saber esta mujer?”, eran una especie de enemiga, ella tenía premios, mérito de su impecable trayectoria, eran rivales. Ella le agradeció su lealtad, con unos besos, algunas caricias, para dormir nuevamente abrazados, contemplando la luna llena, el olor a cítricos en la piel, él se quedó dormido primero, ella analizaba, el por qué estaría Loretta investigando sobre ella, no le había agradado que tratara de seducir a su Nick, sabía que solía jugar sucio, era capaz de todo por conseguir sus deseos, años atrás intentó quitarle a Gerard, se acomodó abrazándolo hasta dormirse.

El sol entró por el ventanal, Madeline, despertó a Nick, quería que le preparara el desayuno, le gustaba como lo hacía, después de unos besos, él aceptó encantado, pero primero se la llevó a la ducha, ya en bata preparó, jugo, huevos, café, tostadas, disfrutaron comerse todo, ella le pidió que le avisara si regresaba Loretta, él le era totalmente fiel, así es que no sería problema.

Al llegar a la oficina, ya estaba ahí Amal, preparando todo para su presentación, tenía ideas muy creativas, se escuchaba música de la India, el aroma le provocaba el que se estimulara el apetito, ella vestía un coordinado elegante y sensual, color mauve. Amal se emocionó al verla, tras ella llegó el señor Perkins, así sería solo trabajo, él suspiro se sintió más tranquilo, percibió el aroma al perfume de Madeline y ella el de él…

Sentada en la pelota de pilates, descalza, con una taza de infusión buena para la pasión, frutos rojos, te dejo junto al cómodo sillón, agradezco tu presencia en el blog.

Respira. Inhala y exhala…

Fotografía cortesía del Chef Satendra. (Spiguelo en Instagram @chef_satendra).
Fotografía cortesía del Chef Satendra,
Fotografía de Elvira González.
Fotografía de Elvira González.

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

12 comentarios sobre “#5 Más que una expresión…

  1. De madrugada recién venida te leo .. cómo consigues entrar en cada sensación, sinceramente te felicito, es completamente sensual la cocina, preparar un plato, el aroma de la vainilla caliente, por ejemplo .. la de Madagascar .. uhmm ! Deliciosa entrega hoy, Elvira.
    Un beso ✨

    Le gusta a 1 persona

    1. Querida Diana, de madrugada, debes estar muy creativa, más de lo que eres normalmente. Muchas gracias por tus palabras, las cuales valoro y te agradezco, Me siento muy honrada de saber que sea de tu agrado, me haces la tarde, justo estoy escribiendo la continuación,
      Te mando un abrazo y un café.
      Linda madrugada, cuídate bien.
      Un beso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: