#3 Un viejo espejo…

Por: Elvira González.

Ele estaba con John el atractivo plomero, quien la besó y comenzó a quitarle el suéter que estaba mojado, ella le quitó la playera… De pronto, sonó su celular, Ele reaccionó, estaba teniendo una fantasía, suspiró, era Óscar, “te llamo por que voy a tener que salir de viaje, no podré ir mañana como acordamos a darle mantenimiento a tu reloj, voy recoger unas piezas que necesito, así podré reparar el tuyo antes del tiempo que te dije”, “gracias, eres muy amable por avisarme Óscar”, “¿se te ofrece algo de la ciudad?”, “creo que no, que lindo, buen viaje”, “gracias, hasta pronto”, le había pedido al sensual John le arreglara los aspersores del jardín, al contestar la llamada del relojero, se fue a sentar al pórtico, así que caminó hacia el jardín, cual fue su sorpresa, al ver que estaba sentado justo en la parte donde no tenía pasto, solamente tierra, ahí parecía estar el problema, siguió acercándose, con unas pinzas ejerció fuerza, la instalación tenía varios años, en un instante se fracturó uno de los codos de la tubería, comenzó a salir el agua con mucha fuerza, él se empapó, al tratarse de levantar se resbaló, ella fue a ayudarlo, le extendió las manos para ayudarlo a levantarse, pero solo consiguió caerse encima de él, quedaron tan cerca sus bocas, ella comenzó a reírse, era más una risa nerviosa, “lo siento, no quise caerme encima de ti”, “yo no lo lamento”, ella tragó saliva, lograron levantarse para lo cual se agarraron mutuamente, saliendo del lodazal, él fue a cerrar la llave, estaban batidos, “traigo una muda de ropa en mi camioneta, ¿me permitirías cambiarme?”, “creo que necesitas usar la ducha, te daré una toalla”, “gracias Ele, me quitaré las botas aquí afuera”, ella se descalzó también, mientras subía la escalera se quitaba el suéter, rápidamente entró al baño, se limpió, en su habitación se vistió se puso unos zapatos y bajó, “eres veloz”, casi no escuchó lo que le decía, estaba sin la playera, “uf, que abdomen tiene y los brazos”, pensó, “pasa Jonh, ya está la ducha lista”, al subir la escalera a ella le daban ganas de ayudarlo a quitarse el lodo, respiró profundo, “pasa, aquí está, tienes toallas”, “que linda eres, gracias, no me tardo”, “voy a preparar una infusión”, se sonrieron, ambos se mordieron el labio inferior, bajó la escalera, como si caminara entre nubes, “mmm, tengo un hombre que está de receta médica en mi bañera y yo pienso en tomar el té, ja,ja,ja”, dijo en voz baja, mientras colocaba la tetera en la estufa, sacó del gabinete de la cocina un frasco con una de las tisanas que preparaba con su tía, cada frasco tenía una etiqueta con el nombre, este decía “pasión”, una mezcla aromática de pétalos de rosa, frutos rojos, canela, guardó el frasco, “¿qué me pasa?, decidió que necesitaba escuchar música Caro Esmerald-Tangled Up, le escribía a su amiga Lilian contándole, ella le llamó de inmediato, “¿qué esperas para vivir?, déjate llevar, te hace falta”, “¿eso crees?, adiós”, colgó, “ese aroma, es como mágico, lo sentí al salir de tu baño, gracias, mañana mismo te reparo ese desastre”, estaba parado muy cerca de ella, miraba sus labios, en ese momento la tetera silbó, “ya está, espero te guste, ¿quieres tarta de manzana?”, “si gracias”, la miraba de tal forma que comenzó a sentir que se ponía roja, se sentaron el la sala, él le platicó que era divorciado, tenía un niño de tres años, ella de forma breve le platicó que estaba soltera, “estuve a punto de casarme, pero ahora creo que ya no me quiero casar”, “una mujer tan atractiva como tu, no creo que duré mucho tiempo soltera”, se sentó más cerca de ella, “¿te puedo preguntar algo?, ¿qué tiene la taza?”, “una tisana de frutas”, “pues, no se por qué me siento así”, “¿cómo te sientes?, “con ganas de besarte, creo que me hechizaste, ja,ja,ja, eso es broma, pero lo del beso no”, se clavaron las miradas en los labios, como dos imanes se engancharon, él le rozó los labios con los suyos, con las dos manos comenzó a acariciarla, el cuello, los hombros, la rodeó con los brazos, besos profundos, la lengua de él hábil, comenzó a explorar su oreja, el cuello, seguía bajando, tenía un hombro descubierto, ella le colocó las manos en el pecho, agitada, “espera un momento”, “te espero lo que quieras, pero tus labios me dicen otra cosa, déjate llevar, ¿estás sintiendo lo mismo que yo?”, respiró, lo agarró de la camisa que se había puesto, le mordió el labio inferior, se acariciaban, la ropa, voló al otro sillón, él la hizo sentir como hacía mucho no se sentía, por fin se permitió simplemente sentir, se quedaron abrazados un rato.

Le acariciaba el cabello, la cara, con ternura, “Ele, me encanta como hueles, la verdad, desde que te vi, quería besarte, no se que cosa me hiciste, que bien se siente tenerte en mis brazos, tengo que agradecer que se rompiera parte del tubo, ja,ja,ja”, “que cantidad de lodo se hizo, ja,ja,ja, a mi también me gusta estar en tus brazos”, “mañana temprano tengo que ir a la ferretería que está a unos kilómetros de aquí, después vengo a reparar los aspersores”, “me parece bien, yo tengo que levantarme muy temprano para sacar producción de velas”, “¿vamos a cenar unos bocadillos?, te regreso temprano”, “está bien”, se vistieron, le abrió la puerta de la camioneta, la cual estaba muy limpia por dentro también, llegaron a un pequeño local, se sentaron en las mesas de afuera, de aspecto rústico pero muy acogedor, salió una señora muy amable, la dueña del lugar, la presentó, “es mi tía Betsy, por ella vine a vivir aquí”, “mucho gusto Ele, eres igual a tu tía Eleanor”, “¿la conoció?”, “si ella me hacía las velas además de que le compraba un ungüento, para los dolores de artritis de mi difunto esposo”, “¿de casualidad tu preparas las cosas que hacía tu tía?”, “así es, ella me enseñó y estudié herbolaria”, “genial chicos, traeré sus bocadillos, ya entendí Jonh”, “que linda es tu tía, se la quiero presentar a mi querido Fink, quien me conoce desde niña, por eso te dijo que soy su sobrina”, “podemos tener una cita doble, los llevamos al bar de Karaoke”, “¡perfecto!”, llegaron la cena, baguettes abiertas, con mostaza de Dijon, rebanadas delgadas de salami, cubiertas por rebanadas de queso manchego, encima rodajas de tomates cherrie rojos y verdes, un toque de hierbas finas espolvoreadas, dos tarros con cerveza clara, comieron con ganas, los tomates eran del huerto de Betsy, de quien se despidió con un abrazo.

La llevó a su casa, se abrazaron, él le dio un beso, ella correspondió, “hasta mañana” se dijeron, al entrar en su casa, le llamó a Lilian para contarle, quien estaba cenando con su querido Charles, la felicitó, por dejarse llevar, “es muy dulce, fuimos a cenar, conocí a su tía, quien conocía a la mía”, “me da mucho gusto, te envía saludos tu amigo Charles”, “igualmente, descansen”, se miró en el espejo de la sala, le había cambiado la expresión, llevó las tazas y los platos a la cocina, los lavó, sacó el frasco de la tisana que usó, lo abrió, sintió su aroma, lo cerró y lo guardó, pensó en consultar el recetario de las infusiones de la tía. Se sirvió un vaso con agua, subió a dormir, realmente se sentía muy bien en esa casa, se acordó de Fink, era como de su familia, pensar que había estado enamorado de su tía, quien era diez años mayor que él, “en cuestiones de amor, no se sabe, en forma inesperada, algo puede suceder y quizás transformar al corazón, cambiar la vida, ¿será acaso Jonh, adecuado para mi?, ¿qué voy a hacer con Óscar, me invitó a salir?, es muy agradable, bueno, veré que pasa”, “es hora de dejar de analizar cosas”, suspiró por Jonh.

Despertó apenas cantó el gallo del vecino, se levantó, entró a la ducha, recordó que su sexy plomero, se había bañado ahí y la había dejado limpia, “mmm Jonh, tengo que contarle que mi padre era carpintero, también hacía cosas de plomeria, de hecho mi abuela fue a su local, para pedir una restauración de un antiguo mueble, por eso lo conoció mi madre, Vittorio mi querido papá, murió tan jóven era un hombre tan dulce y mi madre Virginia, que carácter tan fuerte, como los quise”.

Se arregló, cabello recogido, un pantalón de mezclilla deslavada, una blusa de pequeños cuadros color gris, como se veía el día, un poco nublado, aretes de perla pequeños, sin cadena, pulseras o anillos, zapatos cómodos, bajó, al ver el sillón, se mordió el labio, sonrió en forma pícara. Comió una manzana, en lo que preparaba café, un omelette, relleno de espinaca con queso, agregó un poco de pesto, se sentó a desayunar, se sentía con mucha energía. Después, a trabajar en la preparación de las velas que le encargó el buen Fink, escuchaba música Jessie Ware – Alone. Le llamó Jonh, para decirle que estaba en camino a la ferretería, la vería más tarde, cariñoso, ella también, sonrió. Siguió trabajando, cuando se percató habían pasado dos horas, se escuchó la camioneta de Jonh, salió a saludarlo, se besaron, él le explicó la idea que tenía para que quedara mejor su sistema de riego, lo que le facilitaría su mantenimiento, ella después de escucharlo, lo besó, ¿desayunaste, quieres café?, “comí un poco de fruta, pero si tengo hambre”, entraron a la casa, conectó la cafetera, le preparaba un sandwich, cuando en la abrazó por detrás, ella colocaba las untaba las rebanadas de pan con el pesto, colocaba queso, jamón, hojas de espinaca, lo puso en la plancha a calentar, quería dorarlo, el la besó, tomando su cara, ella rodeó su cuello, el olor a pan tostado, los interrumpió, antes de quemarse…

Con el delicioso aroma a pan dorado, nos quedaremos, sentada cómodamente, descalza, con una taza de café recién hecho, te dejo una junto a un sofá, para que disfrutes la lectura, agradezco tu visita.

Respira profundo. Inhala amor y exhala pasión…

Fotografía cortesía de Baobab Deco Boutique (Síguelos en Instagram @baobab_deco_bourique)
Fotografía cortesía del Chef Satendra (Síguelo en Instagram @chef_satendra)
Fotografía de Elvira González (Vela de Divinas Velas síguelas en Instagram @divinas_velas)
Fotografía cortesía de Indian Crafts México(Síguelos en Instagram @indiancrafts_mx8)

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

18 comentarios sobre “#3 Un viejo espejo…

  1. Siempre me sumerjo en tus letras porque me transporta a ese mundo de aventuras amorosas que de nunca acabar y que cada vez uno se vuelo más adictivo a ellas. Un maravilloso relato bien llevado y las fotos de hoy es muy provocativa la del Chef Satendra. Un desayuno con ese pan es todo un almuerzo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: