#28 Atrapada o en libertad…

Por: Elvira González.

Al llegar a su departamento Vincent había preparado una deliciosa pasta, la mesa lista, pétalos de rojas rosas, velas encendidas, un ambiente muy romántico se escuchaba All Of Me-John Legend & Lindsey Stirling, esa canción les gustaba mucho a los dos, se abrazaron, el roce de sus labios, en forma sutil pero muy sensual, lo que provocó que sus lenguas hablaran revelando sus profundos deseos llenos de amor, antes que la pasta se comieron las bocas a besos, de pronto, él dejó de besar sus voluptuosos labios por un momento, acariciando su rostro, “ya te dije que te amo, quiero entregarte mi corazón, ¿ya no te vas a casar con Karl, verdad?, “claro que no, no se como no tuve conciencia de lo que siento por ti, antes, me parece que debía vivir algunas cosas para abrir los ojos”, “Vin hazme tuya”, “Jess, no eres un objeto, no me perteneces, que nos entreguemos el corazón, que mi amor sea para ti y el tuyo para mi eso es diferente”, ella suspiró profundo, “Vincent te amo”, “y yo a ti”, se acariciaron mutuamente el rostro, la cabeza, abrazados con fuerza, él la tomó de la mano la llevó a la habitación, desde el pasillo había un camino de pétalos, al entrar él la rodeó por detrás, besó desde la mejilla, el lóbulo de la oreja, el cuello, mientras sus manos, quitaban botón por botón, descubriendo sus encantos, los cuales con sensuales caricias que le erizaban la piel, fueron despojados del encaje, siguió, su cintura y bajando, la mano se coló por debajo de la falda, mientras la otra no dejaba de elogiar la parte de arriba, ella alzó los brazos hacia atrás, sus manos sujetaban el cabello de él, ella se mordía los labios, la sensual ternura de sus ardientes caricias, era algo jamás percibido por ella, sentía la entrega de él en cada poro de la piel, fue tan intenso, besó sus hombros, al quitarle la falda, la dejó caer en el pequeño sillón, le dio la vuelta como si estuviesen bailando, besaron sus labios, mirándose a los ojos por un instante, la tomó de las manos, se sentó en la cama, él despojándose de la camisa y el pantalón conservó solamente la prenda interior, se puso de rodillas, le acarició desde los pies, besando cada centímetro, subiendo, cuando besaba sus rodillas levantó la vista mirándola con devoción, ella le rozaba los hombros con la yema de los dedos, suspiraba, continuó el camino de los besos estaba trazado, seguía su objetivo, sus varoniles manos la ayudaron a liberarse de la última prenda que adornaba su belleza, los besos subieron la intensidad sin dejarse de percibir la forma en que la adoraba, ella expresaba su pasión entonando notas de amor, después de un un rato, ella le estiró los brazos, esperando fusionarse poro a poro, él la colmó de besos, al mismo tiempo que tomó con la mano un puño de pétalos que dejaba caer sobre su hermosa y pálida piel, sin dejar de admirarla, ella lo acariciaba también, con una mirada se dijeron tanto, embonando sus almas, dedos entrelazados, sellando ese intercambio de corazones, repitiendo la misma canción con tanto amor, más besos con un tonó de ternura, sus brazos y manos unidos, nariz con nariz se quedaron descansando por unos minutos, con los ojos cerrados.

Jessie tenía mucha hambre, se quiso levantar, pero despertó Vincent, quien la abrazó, besó sus labios, “esto es lo mejor que me ha pasado, valió la pena esperar tanto”, “nunca había experimentado lo que me hiciste sentir”, “huele delicioso, tengo mucha hambre”, “vamos a comer”, usando la camisa de él que le quedaba como vestido, el unos pantalones para hacer ejercicio y una playera, fueron a la cocina calentaron un poco la pasta, se sirvieron una copa de vino, había rebanadas de pan con pesto y queso parmesano las metieron un momento al horno, la pasta con una salsa de tomates, con albahaca y champiñones, el aroma revivía a cualquiera, se sentaron a la mesa, el muy caballeroso, la atendía, seguía la música, al primer y delicioso bocado, suena el celular de ella, era la señora Flora para reportar a Pancracio que tenía uno de los puntos infectados, le hizo saber que iría para allá en un rato, primero contactaría al veterinario, “gracias Flora”, “¿no me digas?,”si mi amor, me parece que tendré que dormir allá, pero sabes así me llevo una maleta para sacar las cosas que tengo allá, karl me envió un mensaje llega pasado mañana, meto la maleta al coche y le voy a pedir a la señora que vaya a comprar algo”, “no me agrada la idea, pero me parece sensato que de una vez saques tus cosas, vas a tener que hablar con él de todas formas”, “si y el tema del trabajo”, “por eso no te preocupes yo te puedo apoyar, si quieres te recomiendo, luego platicamos que quieres hacer al respecto”, “gracias mi amor”, le llamó a Gabriel, acordaron la hora para verse, llevaría todo para curar la herida de Pancracio, “por cierto Jess, tu mascota puede vivir en mi casa hay jardín”, lo cual hizo que los ojos de ella brillaran, pues no lo dejaría ahí, lo besó agradeciendo.

Sacó la maleta que llevaría para traer sus cosas de regreso, le escribió un mensaje al cerrajero que conocía hacía años, para que al día siguiente fuese a sacarle una llave y poder abrir esa puerta, no se quedaría sin saber que escondía Karl, tomaban un café antes de que se fuera, cuando la llamó su mamá, los resultados de la biopsia de su papá saldrían al día siguiente, la escuchó diferente, ella le platicó que estaba con Vincent, se enviaron saludos mutuamente, la señora White, tuvo un presentimiento, el cual comentó con su esposo, los dos pensaron lo mismo, que por fin estaban juntos su hija y Vin, lo cual les agradaba, pues al final él ya era de la familia.

Se besaron y se abrazaron sin quererse despedir, acordaron hablar más tarde, al llegar ya estaba el veterinario esperándola, entraron por el jardín que estaba junto al estacionamiento donde guardaba su coche Jess, solo llevaba en la mano su bolsa y la laptop, fueron a ver a Pancracio estaba en la sala, la señora Flora junto a él, procedió a quitarle el punto de la sutura, que estaba infectado, cuando la señora se fue a la cocina, ella le preguntó si tenía lugar para que el perro se quedara uno o dos días con él, en lo que se recuperaba totalmente, Gabriel le dijo que si, se coordinaron. Lo acompañó a la puerta, se dirigió a la cocina para agradecerle a Flora, quien le ofreció prepararle la cena, pero solamente quiso un vaso con leche tibia con un poco de canela y una galleta de avena, “¿mañana me puede ir a conseguir un encargo al mercado por favor?”, “con gusto señorita”, “gracias, hasta mañana”, pasó por la sala su querido perro dormía tranquilo, dejó una lámpara de la sala prendida, ella encendió todas las luces de la escalera, el pasillo, fue a la habitación, que sensación tan rara e incómoda estar ahí, pensaba, sacó toda su ropa, la dobló, estaba lista para guardar todo, bajó a ver al perro, la luz de la cocina estaba apagada, entonces fue a su coche a sacar la maleta, subió, tenía todas las luces prendidas, metió toda la ropa en la maleta y la bajó rápidamente, quedó listo en el coche. Suspiró, un pendiente menos, en la habitación, se preparó para dormir, le llamó Vin, le platicó de su amigo Gabriel, quien se llevaría a Pancracio al día siguiente, lo cual le pareció sensato, cariñosos se dieron las buenas noches.

Ya había apagado las luces de la escalera, faltaba el pasillo que daba a la puerta misteriosa, se asomó, no quería quedarse a oscuras, dejando una lámpara encendida que se encontraba junto a la puerta, se sentó en la cama, eligió una película, en su laptop comenzó a revisar sus correos, sus amigas Susan y Sara harían una boda doble, la invitaban, ella respondió que no sabía si podría asistir, les contó lo de Vincent. Karl le había confirmado su regreso y que la vería en la mansión , respondió de forma muy breve, “creo que tiene la sensación de que algo me pasa”, suspiró muy profundo, luego encontró correo de An quien le contaba que va a vender su mansión, ella y Harry vivirán juntos, pero aunque han dormido juntos ahí, no quieren pasar sus días en esa mansión, donde ella tuvo una historia con Fu, quien por cierto ya le había confesado que viviría con la mujer y el hijo, lo que por supuesto, ya se imaginaba, pero ya no le afectaba, sorprendida le envió un mensaje para saber si podía hablar, se comunicó por vídeo llamada inmediatamente, las dos amigas tenían tanto que contarse, cuando le dio la buena nueva a An, estaba tan feliz, se sinceró con ella, haciendo de su conocimiento que se sentía aliviada, la hizo prometer que irían juntos a visitarlos, recordaron como horneaban juntas, la cafetería prosperaba. La hizo cómplice al contarle su plan de que el cerrajero le sacaría una copia de la llave de la habitación que tenía Jane, la difunta esposa de karl, por lo cual reconoció su valentía, An temía por la reacción de Darking, esperaba no fuese muy violento.

Apagó la laptop, programó la alarma para despertarse muy temprano, se quedó dormida, cerca del amanecer, otra vez ese terrible sueño, en el laberinto dorado el cual cada vez más se veía con las paredes deterioradas, con óxido, seguía bajando la temperatura, ella caminaba con grilletes en los tobillos, las cadenas de los grilletes se estaban desbaratando de tanta oxidación, caminaba, escuchaba el llanto de una mujer, seguía por el tenebroso pasillo, parecía una cueva, se atravesaban ratas negras en su camino, cada vez más cerca aumentaba el número de gusanos, que salían de la puerta, mezclados con la sangre, algo parecía sacar humo del piso del complicado camino, sentía un aire helado, como en un congelador, se oían lamentos de una voz femenina, una fuerte discusión entre una pareja, no era claro lo que gritaban, pero parecía que el hombre de pegaba, ruidos de cosas que aventaban, el sonido de la llave en la cerradura, provocó se diera vuelta, intentando correr cada vez más rápido, se tropezaba, al caer su ropa quedaba impregnada de la mezcla putrefacta que cubría el piso, el frío comenzaba a sentirlo por dentro, bajaba las escaleras, que se llenaban de hiedra velozmente, ella quería gritar “¡auxilio Vincent!”, pero algo en su garganta no le permitía emitir palabra alguna el anillo en el dedo provocaba un gran dolor, no lograba sacárselo, en el jardín veía tripas, manchas de sangre, se esforzaba, ya cerca de la puerta algo explotaba, despertó muy angustiada, fue a lavarse la cara…

Después de una pesadilla, mejor una infusión de manzanilla, te dejo mi cómodo sillón una taza de infusión buena para la emoción, agradezco tu presencia y lectura.

Respira hondo. Inhala despacio y exhala al paso…

Fotografía cortesía de Indian Crafts México. (Síguelos en Instagram @indiancraftsmx8)
Fotografía cortesía del Chef Satendra. (Síguelo en Instagram @chef_satendra)
Fotografía de Elvira González (Velas de Dvinas Velas (Síguelas en Instagram @divinas_velas)
Fotografía cortesía de Baobab Deco Boutique (Síguelos en Instagram @baobab_deco_boutique)

Continuará...

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

24 comentarios sobre “#28 Atrapada o en libertad…

  1. Relatas las sensaciones de alguien que ha pasado ya por un infierno .. ¿
    Sabrás, Elvira, que un sueño es un suceso onírico que habita de modo real ..
    Bueno, esto quizá sea largo y profundo, por lo tanto siempre abierto a polémica.
    Bien sustancioso tu relato, sigues abriendo puertas al amor, al desamor, a la amistad, al ayer, hoy mañana .. la belleza, música, armonia .. misterio .. seduces todos los sentidos.
    Muy bueno!
    Que tengas un precioso día. Un beso✨

    Le gusta a 4 personas

    1. DIana, valoro y aprecio mucho tu lectura y tus palabras, ese tema de los sueños me parece fascinante, no dudo lo que me dices, sería interesante conocer las diferentes percepciones.
      Te agradezco de verdad que te tomes el tiempo para leer lo que sale de mi imaginación, me hace feliz que lo disfrutes.
      Una hermosa tarde para ti.
      Gracias otra vez por tu comentario.
      Cuídate bien. Otro beso.
      Elvira

      Le gusta a 3 personas

    1. Manuel Ángel, muchas gracias por tu comentario el cual valoro y agradezco, al igual que tu apoyo.Me hace feliz que te enganches a la narración, gracias nuevamente.
      Excelente tarde para ti.
      ¿Cómo está tu familia?
      Saludos y un abrazo.
      Elvira

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: