#7 Atrapada o en libertad…

Comenzaron el día con azucarada pasión, continuaron con una exitosa presentación, una negociación la cual culminó con una deliciosa cena en un lugar con alguna estrella Michelín, una charla amena, concluyendo la noche con unos besos de esos que provocan tal inquietud con la cual se consigue el insomnio…

Jessie, se quedó tan alborotada con la forma de besar de Karl, suspiró, pensaba en el hecho de que es su jefe, pero, le gustaba demasiado, la forma en que le quitó el glaseado de los labios, la dejó más derretida que el chocolate a fuego lento, él la deseaba tanto, lo tenía loco de pasión, quería seducirla, que fuera suya solamente, se estaba enamorando como un universitario, el hombre era el socio mayoritario del corporativo, eso era únicamente por así convenir en asuntos fiscales, dueño de muchas empresas, millonario, aunque trataba de que no se le notara, por eso se manejaba como el director.

A la mañana siguiente, la despertó, el sonido de su celular, era Vincent, quien estaba ansioso por hablar con ella, estaba profundamente dormida, abrió los ojos, al darse cuenta que era su querido amigo, de inmediato contesto, era una vídeo llamada, la sonrisa de él al verla, hizo que Jessie sonriera también, le hizo saber que le daba mucho gusto verlo, “te extraño” dijo sin pensar, lo cual emocionó tanto a su enamorado amigo, “yo te extraño más” respondió, esa era una gran verdad, el la pensaba más, que ella a él. “Todo va muy bien en el trabajo”, comentó ella, “se cerró un importante trato, voy a tener que viajar”, expresó feliz, él la felicitó, aunque temía preguntar si viajaría sola o con el señor director, quien no le agradaba, ella le dijo “no sé si voy a viajar sola o con mi jefe, me ha apoyado mucho por cierto”, “es muy agradable”… ¡Auch! eso le dolió bastante al querido amigo, además, algo en ese “jefe” no le latía, Vincent era un hombre con una intuición muy desarrollada, sintió en el tono de voz de Jessie que le gustaba, sospechaba que ya se había dado algún acercamiento entre ellos, pero, sabía muy bien que era mejor no preguntarle, hasta que ella quisiera contarle. Entonces, él le recordó, “sabes que cuentas conmigo incondicionalmente, para lo que necesites”, ella respondió “si eres un hombre maravilloso, por eso te quiero tanto”, él suspiro, “yo también te quiero mucho y sé lo valiosa, inteligente y especial que eres”, “cuídate mucho”, “te tengo que dejar”, “quedé de recoger a la hija del señor Padney, quien me va a llevar a un lugar, necesito sacar unas fotografías”, se despidieron de forma cariñosa. A ella no le gustó eso de que la hija del cliente lo llevara a un lugar, sintió algo de celos, luego, reflexionó, somos muy amigos, parecía que su inconsciente le quería decir algo, él se quedó temeroso de que Darking hiciera de las suyas, callado se tendría que quedar.

Ya era hora de levantarse, saltó de la cama, fue a poner la cafetera, en lo que entraba en la ducha, estaría listo el café, con la bata de baño puesta, fue a servirse un vaso de jugo, unas tostadas de queso con mermelada de frutos rojos y su café latte, lo colocó en una charola, ya en su habitación, seleccionó la ropa que usaría, quería lucir muy bien, eligió un vestido que le llegaba arriba de las rodillas, un escote redondo, que hacía que la imaginación se activara, accesorios, bien maquillada, el labial rojo coral, indeleble, salió hacia la oficina, había llamado a un chófer que ya conocía, su coche había pasado la noche en la oficina.

Cuando llegó al corporativo, la puerta de doble batiente se encontraba cerrada, al parecer no estaba el señor director, “con las ganas que tengo de verlo”, pensó, su oficina estaba cerrada, lo que le extrañó, sacó de su bolso la llave, al abrir la puerta, se llevó una sorpresa, sobre la mesa de trabajo que tiene cerca del escritorio había un florero de cristal con unas flores con un hermoso color mauve, la tarjeta decía, “me recordaron al color de tus labios llenos de azúcar”… Quedó fascinada, se mordió el labio inferior, nada más de acordarse del momento en que le quitó el glaseado con la lengua, sintió que se erizaba la piel. Recordó las cosas del trabajo, fue a servirse un café, encendió su vela aromática de canela, mientras escuchaba música Calming Sitar Music – My Moonligth, se concentró, pasaron quizás, unas tres horas, hasta que de pronto tocaron a su puerta, era el enigmático señor Darking, quien con esa sonrisa enmarcada por su cuidada barba de candado, sus seductores ojos azules, su elegancia al vestir, la saludó, ella le respondió agradeciendo por las flores, él elogiando su belleza, coqueteando con ella, acordaron detalles del aspecto laboral, la felicitó nuevamente por el éxito con el señor Chong, con quien había desayunado, los acompañó su esposa, “la señora se expresó maravillosamente de ti”, “la próxima semana saldremos de viaje tenemos una cita en la empresa de nuestro cliente”, Jessie se emocionó, “claro, tendré todo listo, estoy feliz, de hecho tengo una nueva idea”, a lo que Karl contestó, “lo hablamos a la hora de la comida, ordena lo que quieras”, ella asintió. Habló para ordenar unas ensaladas con queso de cabra, aceitunas, tomates y crujientes verduras para comer ligero, saldrían a cenar, a un lugar muy especial según le dijo él, se quedó contemplando un momento la vela que tenía encendida, le tomó una foto, se la enviaría a Vincent, así como él le había enviado otra de sus magníficas fotografías, las cuales tenían una historia tras ellas, que deseaba escuchar.

Llegaron las ensaladas, junto con su jefe, tocó la puerta, se sonrieron, se sentaron a comer, ella comenzó a explicar sobre la nueva idea que quería agregar al proyecto de Chong, a él le encantó, pero de repente, cambió el tema para decirle que saliera una hora más temprano, así podría dejar el coche en donde vivía y el pasaría más tarde a recogerla, le acarició con discreción la mano, se miraron mutuamente, con deseo ardiente, disfrutaron la comida, él la dejó para que terminara con sus pendientes.

Un rato después, salió de la oficina, llevando con ella sus flores, se sentía nerviosa, la atracción que sentía por él aumentaba cada día, llegó a su casa a refrescarse, se retocó el maquillaje, de pronto sonó el timbre, era Karl, subió, al abrir la puerta, lo invitó a pasar, de inmediato notó la fotografía de las piedras que le había regalado Vincent, “es asombrosa”, dijo, Jessie le ofreció algo de beber, pero él la tomó de la mano, mencionando que tenían una reserva en el restaurante. En el camino él le agarró la mano, conversaron, al llegar, muy caballeroso, era un lugar de comida árabe, ambientado, luz ténue, la música Habibi Mix, la mesa estaba lista, estaba bajo un hermoso arco, parecía preparada para dos enamorados. Ordenó vino para brindar, les sirvieron un plato con keppe charola, humus, pan pita, hojas de parra, tabule, todo eso le fascinaba a ella, él le dijo “ahora espero que seas tu la que me de un beso”, ella le sonrió, mordiéndole el labio inferior a él, quien respondió con un beso en el que se encontraron sus lenguas, de repente, él le acarició la cara, “me encantó que me mordieras”, “eres muy sensual”, ella contestó, “no se qué me hiciste”, el aclaró “todavía nada mi amor”, tomó un una hoja de parra y se la dio en la boca, cenaron entre caricias, sonrisas, algunos besos, se terminaron la botella de vino, comieron dulces árabes, al morder uno los labios de ella se llenaron de azúcar, otra vez, él se encargó de comerse esa dulzura, cada vez estaban más cerca, él propuso ir a que conociera su casa, ella aceptó, los dos tenían la temperatura muy alta.

Al subirse al coche él la besó con más intensidad, le aclaró que realmente de gustaba, quería iniciar una relación con ella, ¿tu quieres? ella le contestó que se sentía muy atraída por él y que también le gustaría iniciar algo lindo, todo el camino, se fueron acariciando las piernas uno al otro…

Parecían adolescentes, pero, que se quedan en pausa por el momento, te lo cuento sentada en mi pelota de pilates, con una taza de café árabe, hay para ti una jarra, ya sabes un cómodo asiento, agradezco así tu especial visita, disfrutar te dejo.

Respira. Inhala y exhala…

Fotografía extraída de Pinterest. (Vero Castino)
Fotografía extraída de Pinterest. (De Tripser Travel Guide)
Fotografía cortesía del Chef Satendra. (Síguelo en Instagram @chef_satendra)
Fotografía de Elvira González. (Vela de Divinas Velas. Síguelas en Instagram @divinas_velas)

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

6 comentarios sobre “#7 Atrapada o en libertad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: