Un “rollo” de amor…

El amor, no debe ser complicado en ningún aspecto, pero, de pronto se cruzan personas en los caminos y la vida nos puede cambiar en forma radical…

Dos hombres se enamoraron de la misma mujer, cosas que pueden suceder, pero, el dilema aquí sería, que ella tiene sentimientos por los dos, entre ellos no se conocían, los conoció casi al mismo tiempo, quizás, con un par de días de diferencia, entonces, se dio, que simultáneamente la invitaran a salir, dos hombres solteros, atractivos, muy diferentes tanto físicamente como en la personalidad, quién en el lugar de ella, una mujer soltera, no habría aceptado salir con los dos para conocerlos y poder tomar una decisión, conservar a uno como amigo, con el otro tal vez encontraría el amor, con el que tanto había soñado.

Los gustos de ella eran muy versátiles, parecía que cada uno de ellos tenían divididos a la mitad los mismos gustos que ella. Cada uno a su estilo, siendo tan opuestos como el color blanco junto al negro, la verdad, es que la tenían encantada, nunca le había sucedido algo así a la atractiva morena, ya tenía tiempo sin estar en una relación, aunque se encontraba cómoda así, dedicada a su trabajo en forma independiente y viviendo su vida tranquilamente, pero, ante tales circunstancias, (dos para ser exacta), que la vida le puso enfrente, como resistirse a salir de la rutina, en la que al final estaba un tanto sumergida.

Conoció al que llamaremos Sr. Zen saliendo de una clase de yoga, se le cayeron su tapete de yoga y otras cosas, cuando estaba levantando sus pertenencias, vio a un varonil hombre que comenzó a ayudarla, quien le sonrió, mientras le decía su nombre, se levantaron, el preguntó, rápidamente el nombre de ella, resultó que el era instructor, en el gimnasio donde ella tomaba yoga, comenzaron a platicar, acabaron tomando una taza de té, el acordó llamarle, se quedaron gratamente impresionados.

Nadie les borró las sonrisas, al día siguiente recibió una llamada del Sr. Zen invitándola a cenar el fin de semana, platicaron por un largo tiempo, eso agregó un sabor diferente a su día, pensando que quizás en la mañana se encontrarían, pues le tocaba clase de yoga.

A la mañana siguiente al llegar al gimnasio, faltando unos minutos para que empezara la clase, apareció el Sr. Zen, no resistió ir a saludarla al verla, quería invitarle un té al salir de clase, pero los dos tenían muchos pendientes, por lo que no fue posible, sin embargo su cita era al día siguiente.

Al ir manejando a su casa después de ver muchos clientes, un poco cansada, el semáforo se puso en rojo, de pronto el coche de atrás chocó con ella, el conductor se bajó inmediatamente para ver como se encontraba, ella estaba molesta, pero al verlo, el disgusto disminuyó, se bajó del coche para ver el golpe, él le abrió la puerta, no era más que un leve raspón, pero al que llamaremos el Sr. Elegante, insistió en reparar el daño, un amigo suyo tenía un taller especializado, así es que, velozmente le entregó su tarjeta, solicitó sus datos, para llamarle al día siguiente, al subirse al coche la bella protagonista, se sonrió, al llegar a casa, sacó la tarjeta, resulta que el Sr. Elegante se dedicaba a la exportación e importación de rollos de telas.

A la mañana siguiente recibió la llamada acordada del Sr. Elegante, sorprendida, por tanta puntualidad acordaron la hora a la que al día siguiente se verían en el taller, le dijo que si le permitía después invitarle a comer para seguir reparando el daño, las risas de parte de ella, no se hicieron esperar, tras charlar un rato, dijeron “hasta mañana”, de pronto recordó que esa noche saldría a cenar con el Sr. Zen, que sonrisa tan grande esbozó.

Llegó la noche, ella usaba un lindo vestido, muy bien arreglada, sonó el timbre, era el Sr. Zen, con un ramo de flores, quien lucía (nada zen) por aquello de que levantaba pasiones con solo verlo, cenaron en un lindo restaurante italiano, donde tocaban música en vivo, cenaron vino y pasta, platicaron, bailaron, sobra decir, se acoplaron muy bien, una velada adorable, resultaron con más afinidades de las que ella hubiese pensado, al llevarla a su casa, se despidieron con un abrazo, el Sr. Zen no resistió robarle un beso, al cual, por supuesto, sin enfado, correspondió, se fue diciéndole le hablaría al día siguiente, estaba emocionada, un hombre muy romántico, pensó.

Al día siguiente, estuvo puntualmente en el taller, lucía muy guapa, pero más casual, era un lugar grande, salió a recibirla el Sr. Elegante junto con el amigo, dueño del taller, le explicaron que en unas tres horas su coche quedaría listo, de pronto, su celular sonó, se apartó para contestar era el Sr. Zen, tras hablar unos minutos, regresó. El Sr. Elegante le recordó la invitación a ir a comer, fueron a un restaurante de comida japonesa, cerca de ahí, le abrió la puerta del coche, al llegar al restaurante había una fuente muy zen a la entrada, lo que le recordó a alguien, aunque al observar al galante caballero, pensó que de verdad era atractivo, imposible no notarlo, un lugar bonito, la conversación muy agradable, él le contó de su negocio de telas, “rollos y rollos de telas, cuanto rollo”, hizo broma el Sr. Elegante, quien estaba encantado de escuchar del trabajo que ella desempeñaba en forma independiente, como asesora, disfrutaron de los rollos de sushi, postre y café, de pronto, llamaron del taller, el coche estaba listo, regresaron al taller, había desaparecido el raspón. Se despidieron, el preguntó si le podría llamar, ella accedió, mientras manejaba rumbo a su casa pensaba en como de pronto dos hombres guapos, inteligentes, eran encantadores, se sentía un tanto confundida, a la vez halagada, nunca se había sentido atraída por dos hombres a la vez, recordó la broma de “cuanto rollo”, pero este sería de amor…

Por el momento la historia, se queda hasta aquí, te lo digo, mientras estoy sentada en la pelota de pilates, descalza, con un té helado con limón en la mano, escuchando a Michael Bublé -Sway- te dejo una jarra de té helado, con rodajas de limón, el cual espero disfrutes además de tu lectura, la cual sabes que es siempre importante para mi, estás en tu blog, siéntate cómodo.

Respira con tranquilidad. Inhala amor y exhala con pasión…

Fotografía extraída de Pinterest. (De queremoscomer.rest)
Fotografía extraída de Pinterest. (Picture of Amina Dagi)
Fotografía extraída de Pinterest. (Recetas Lecturas)
Fotografía extraída de Pinterest. (Patyms)

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

8 comentarios sobre “Un “rollo” de amor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: