El Reflejo…

Mientras se abrazaban, se besaban, las caricias de sus manos juguetonas se decían cosas que solo se dicen en privado, la piel se les erizaba, se sentían con ese ardor que les subía ese que solo provoca el fuego que se trae dentro y entonces sus intenciones se vieron develadas en el reflejo de sus almas…

Escribiendo esta historia me encuentro sentada en mi sillón favorito, descalza, con una taza de café latte en la mano, sintiendo mucha emoción por contarte lo que pasará con este encuentro entre dos románticos empedernidos, sumamente apasionados.

Se habían conocido en un viaje en una ciudad que era nueva para ambos y entre ellos surgió algo muy hermoso que duró poco tiempo, pues por sus trabajos vivían en dos ciudades distintas, que estaban al otro lado del mundo, aunque nunca perdieron contacto, gracias a la tecnología. De pronto él le envió un correo contándole que se mudaba a su ciudad, esa noticia llenó el corazón de ella de alegría, tenían meses sin verse en persona, pero seguían sintiendo algo el uno por el otro.

Llegó el día de su encuentro, ella fue a recogerlo al aeropuerto, su corazón latía tan fuerte que sentía que en cualquier momento se le saldría, sin saber que él se encontraba igual, al verse se dieron un abrazo de esos que parece que se tienen puestos metros de velcro adhesivo, no se podían despegar, lo que les recordaba cuando se despidieron hacía meses.

Ella había preparado una deliciosa cena, con un ambiente totalmente romántico, cuidando cada detalle desde el mantel, las flores, velas, todo con muy buen gusto, su departamento era muy acogedor, le dijo a él que esa noche lo tenía todo dispuesto para darle la bienvenida, nada más de escuchar lo que ella le tenía preparado, hizo que él se sintiera aún más atraído por ella, ya conocía lo detallista, amorosa y cariñosa que era, muy abrazados se fueron rumbo al departamento.

Durante el camino no faltaron las risas, la charla, las manos que hacían caricias y como adolescentes en cada semáforo no faltaba un beso, sentían tanta emoción como cuando por primera vez se entrelazaron sus manos.

Al abrir la puerta del departamento ella le pidió que cerrara los ojos, tomando su mano lo ayudó a entrar, aclarando que no abriese los ojos hasta que se lo indicara, estaba encendiendo velas y prendiendo algunas lámparas de luz tenue, de pronto, con un beso hizo que abriera los ojos, tomados de la mano le mostró el departamento, al ver la mesa tan linda, la atmósfera tan hermosa y romántica, la abrazó besándola con tal pasión capaz de encender una hoguera. Después de algunos minutos, él le comentó que quería darse un baño antes de cenar, previsora y como ya conocía de sus gustos, de la mano le llevó al baño, tenía todo preparado para que disfrutara de la ducha muy relajante, después de otro beso y un abrazo lo dejó para ir a terminar los detalles de la cena.

Que sincronía, cuando terminó de bañarse la cena estaba lista, fue hacia la cocina donde al ritmo de “I Want Your Sex de George Michael , ella se contorneaba mientras colocaba el pan en una pequeña cesta, viendo como se movía el no se pudo resistir y la abrazo por detrás, el quiso besarle pero ella juguetona de metió en la boca una uva con un pequeño pedazo de queso, sabía como provocarlo, no le quedó más que comerlo, entre risas y caricias se sentaron a la mesa, tomaron vino tinto con la pasta a la boloñesa que había preparado, eso es lo que habían cenado en su primera cita recordaron, en aquel restaurante italiano atendido por una hermosa familia.

Mientras cenaban se confesaban extrañarse más de lo que se habían dicho, el roce de sus dedos, comenzó a encender lo que no estaba apagado, se levantaron de la mesa con sus copas de vino brindaron, después de un sorbo sus bocas juntaron, besos cada vez más apasionados, los brazos y las manos no les alcanzaban, la ropa estorbaba, así que comenzaron a desprenderse de lo que les impedía poro a poro sentirse, la belleza de sus siluetas desnudas se reflejaban en la ventana, con el fondo oscuro de una noche fría, hasta que de pronto el sillón se atravesó en su camino y fue el testigo de esa comunicación que no es exactamente tan verbal, como la habitual. Sus besos y caricias recordaban muy bien los caminos que les gustaban uno al otro recorrer, cada rincón, todos sus sentidos fueron estimulados al máximo, estremecidos de ardiente pasión, manos entrelazadas, entregaron el alma el uno al otro, se dijeron tantas cosas deseadas, sintieron tocar el cielo, como el reflejo del amor que nació desde el primer roce de sus labios.

“La pasión con la que haces las cosas, es un reflejo del interior de tu alma”… Elvira González

Agradeciendo por cada cosa recibida, así como tu importante visita al blog, espero que en tu corazón siempre se refleje el amor.

Respira. Inhala amor y exhala pasión…

Fotografías extraídas de Pinterest.

Continuará…

Publicado por elvira797mx

Estimados lectores... Bienvenidos a has-sent-i-do-que.blog Este es un espacio dónde espero se sientan cómodos leyendo, pues yo disfruto y aprendo escribiendo lo que siento y pienso... Gracias

14 comentarios sobre “El Reflejo…

  1. El amor se manifiesta en el momento menos esperado y el deseos, desatan la convivencia de los cuerpos en el deleite de una pasión incontrolable. La piel siente.
    sentir que tu mano es mi caricia,
    sentir que tu sueño es mi deseo,
    sentir que tu mirada es mi descanso,
    sentir que tu nombre es mi canción,
    sentir que tu boca es mi refugio,
    sentir que tu alma es mi regalo.
    Sentir que existes…
    sentir que vivo para amarte.
    Que tengas un buen domingo y una semana feliz

    Le gusta a 1 persona

    1. Ángel que gusto me da tu visita al blog, más tu hermoso comentario,del que hiciste una poesía, lo cual agradezco y valoro mucho.
      Totalmente de acuerdo contigo, el amor se manifiesta en el momento menos esperado, así como sus cómplices el deseo y la pasión.
      Gracias querido amigo por tus buenos deseos,
      Bonito domingo y excelente semana.
      Elvira

      Le gusta a 1 persona

  2. Maravillosa, sensual y excitante entrada! Todo en un combo de sentimientos lejanos que perduran; en donde las cenizas vuelven a encenderse apasionadas, ronroneando una displicente estrategia que es avasallada por el éxtasis de los recíprocos fluidos, unidos en un solo cuerpo. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: